Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

.

.

jueves, 11 de junio de 2015

Leyenda The Grifter

The Grifter, traducido al español quiere decir algo similar al estafador, no es un monstruo, un espectro ó una deidad, es un video que anda flotando por lugares muy profundos y desconocidos en Internet y que poquísimas personas han llegado a ver, varias de esas personas se suicidaron y el resto quedo traumatizada de por vida. Una de esas personas hizo una pos en 4chan en el foro de temática paranormal, el 8 de agosto del año 2009 escribiendo lo siguiente “Recibí un video en 3 archivos distintos. 

Los descomprimí, los uní, y apareció un video con imagen un poco inestable y granulada. Lo primero que se veía era un hombre de aspecto horrible caminando como un zombi. Con las manos levantadas frente a él. Y de fondo se podía escuchar su aliento, acompañado con un sonido similar a los latidos de un corazón, de pronto, empezaron a aparecer imágenes horribles. Vi a un bebé recostado, y al hombre horrendo que apareció al principio caminando hacia él.

Pensé en mi propio hijo, y las escenas me perturbaron tanto, que tuve que cerrar el video.” Luego aparecieron historias que contaron más sobre el largometraje en cuestión las descripciones incluían, una tinana llena de gusanos, pinturas de aspecto demoníaco, bosques oscuros, y voces extrañas, el resultado de todas esas, puestas juntas, contadas con buena razón literaria en foro tópico sobrenatural, la bomba atómica o la lotería de un súper tron . No pasaron ni 5 minutos antes de que docenas y mas tarde cientos de personas, le pidieran a este escritor anónimo el video, anónimo que no se sabe si estaba troleando o simplemente quería crear su propio Criptipasta sea como sea la respuesta fue tal que miles de personas se convirtieron en carnada de trol.

Empezaron aparecer cibernautas diciendo que habían visto el video algunos declaraban que no habían podido dormir en días y que se hallaban tan perturbados que contemplaban el suicidio y es que eso muy obvio el video no existía y que se estaba creando hombro a hombro mano a mano y paralelamente una leyenda urbana y uno de los troleros en la historia de pounchat.Chicos chicas lo siento pero el video the grif, no existe es falso las supuestas imágenes no son mas que un colash sacado de películas europeas, poco conocidas y bastante degradas en el programa de edición. La idea en si, se nota bastante inspirada en la película el aro pero si the grif.


La Confesión De Un Muerto

Se dice que una noche a principios del siglo XVII el Abad de la antigua Basílica de Guadalupe vió que entraba un hombre de elegante apariencia que le solicitó la confesión, por lo que el Abad pidió a unos familiares que lo esperaban unos minutos. Después de un rato, el Abad salió con el rostro pálido, y cerró las puertas, por lo que sus familiares se extrañaron y le preguntaron por qué cerraba si el hombre elegante aún no había salido, sin embargo, el Abad se negó a contestar y los apresuró a dejar el lugar.

Ya en casa de los familiares, uno de sus sobrinos le preguntó al Abad qué le había pasado, sin embargo, el Abad llevó su mano derecha hacia su oído, haciendo notar que se le dificultaba escuchar. Después de que el sobrino le hiciera nuevamente la pregunta, el Abad le respondió que el hombre que había entrado a la Basílica horas antes era un muerto que había venido de ultratumba para confesarse, y que después de escuchar la confesión había tenido dificultad para escuchar por el oído derecho.


El Abad nunca pudo contar lo que le había dicho el misterioso personaje, guardando el secreto de confesión, quedando la duda para siempre.

La Leyenda Del Murciélago

Cuenta la leyenda que el murciélago una vez fue el ave más bella de la Creación. El murciélago al principio era tal y como lo conocemos hoy y se llamaba biguidibela (biguidi = mariposa y bela = carne; el nombre venía a significar algo así como mariposa desnuda). Un día frío subió al cielo y le pidió plumas al creador, como había visto en otros animales que volaban. Pero el creador no tenía plumas, así que le recomendó bajar de nuevo a la tierra y pedir una pluma a cada ave. 

Y así lo hizo el murciélago, eso sí, recurriendo solamente a las aves con plumas más vistosas y de más colores. Cuando acabó su recorrido, el murciélago se había hecho con un gran número de plumas que envolvían su cuerpo. Consciente de su belleza, volaba y volaba mostrándola orgulloso a todos los pájaros, que paraban su vuelo para admirarle. Agitaba sus alas ahora emplumadas, aleteando feliz y con cierto aire de prepotencia.

Una vez, como un eco de su vuelo, creó el arco iris. Era todo belleza.Pero era tanto su orgullo que la soberbia lo transformó en un ser cada vez más ofensivo para con las aves.Con su continuo pavoneo, hacía sentirse chiquitos a cuantos estaban a su lado, sin importar las cualidades que ellos tuvieran. Hasta al colibrí le reprochaba no llegar a ser dueño de una décima parte de su belleza.

Cuando el Creador vio que el murciélago no se contentaba con disfrutar de sus nuevas plumas, sino que las usaba para humillar a los demás, le pidió que subiera al cielo, donde también se pavoneó y aleteó feliz. Aleteó y aleteó mientras sus plumas se desprendían una a una, descubriéndose de nuevo desnudo como al principio. Durante todo el día llovieron plumas del cielo, y desde entonces nuestro murciélago ha permanecido desnudo, retirándose a vivir en cuevas y olvidando su sentido de la vista para no tener que recordar todos los colores que una vez tuvo y perdió.


martes, 9 de junio de 2015

El Cacique Guatavitá

Según cierta leyenda chibcha, vivió junto a la laguna Guatavitá (Colombia), un príncipe que, disgustado con su esposa, la castigaba y sometía a crueles humillaciones.

Desesperada la infeliz, arrojose con su hijita a la laguna, donde se dice que fue acogida por la divinidad en un prodigioso palacio escondido en el fondo de las aguas. Mortificado por el arrepentimiento, desde entonces el príncipe solía llegar en una balsa al medio de la laguna y arrojaba ofrendas de oro y esmeraldas para desagraviar a su esposa y volver a ganar su corazón.

Evocando ese mito, los muiscas efectuaban, en ciertas oportunidades, una extraña ceremonia religiosa. El cacique debía untarse íntegramente el cuerpo con cierta resina, y espolvoreárselo por completo con un fino polvo de oro. Después entraba a la laguna con una balsa, efectuaba ricas ofrendas de oro y piedras preciosas arrojándolas al agua, y él mismo se sumergía en un baño ritual.

Esta ceremonia del "príncipe dorado" dejó de practicarse poco antes de la conquista española, pues los nativos de Guatavitá fueron aniquilados por los de Bogotá. De todos modos, la fama de su prodigalidad llegó a oídos de los conquistadores, quienes emprendieron afanosamente su búsqueda, con el muy humano aliciente del oro.


La Paloma De La Puñalada

Los antiguos guaraníes creían que Tupá, genio de bien, había creado los bosques, los animales y las aguas. Según sus creencias, Tupá tardó varias lunas en decidirse a crear al hombre, y sobre dicha creación cuentan la siguiente leyenda.

Tupá tomó un poco de barro de las márgenes del río y creó un hombre y una mujer, oscuritos como la tierra de la que estaban hechos, de ojos brillantes y ligeramente almendrados, de brazos fuertes y piernas ágiles para pasear por los bosques y las sierras, que les ofrecían los frutos para su sustento. Pero ocurrió que Tupá tuvo noticias de que otro dios había creado a un hombre y a una mujer blancos. El dios quedó mortificado y pensativo : todo lo que el creaba con arcilla parda que poseía era oscuro. Trató de embellecer a sus criaturas con los colores más hermosos, y pintó al yacaré de verde, al yaguareté con pintas, y a la tuyuyú con tenues rosados, y a la volandera panmbí con todos los colores del arco iris y el polvo lejano de las estrellas... pero no quedó conforme : "Hay un dios que creó a un hombre y una mujer blancos - decía - No quedaré contento hasta conseguir, por lo menos, una sola criatura blanca". Y frente a su aflicción, parecía que los arroyos quedaban quietos y los pájaros detenían sus vuelos ; el viento calmaba su gemido y las flores titilaban inquietas.

Todo siguió así hasta que Aná, travieso demonio de las creencias guaraníes, consiguió llegar a la tierra de los hombres blancos y robar una "cuña morotí", que regaló a Tupá. Este quedó muy admirado por la blancura de su piel y la transformó en blanquísima ave, dulce y buena, que fue la paloma.

La paloma echó a volar y quiso visitar el mundo que había creado Tupá. Vio la plata de los arroyos, los bosques de distintos tonos de verde, los pájaros coloridos y abigarrados... y se sintió muy, muy triste por ser blanca. "Tan blanca, tan igual - se quejaba - ¿Por qué me habrá hecho Tupá de este color ? ¡Cuánta belleza hay en los demás animales...cuánto colorido, y mis plumitas, en cambio, tan tontas... ! Y seguía protestando tanto, que Tupá tuvo que taparse los oídos.

¡Con lo que había deseado crear una criatura blanca ! No, No, señor, Tupá dejaría a la paloma tal cual estaba. La paloma se empeñaba cada vez más :"Por lo menos, unas plumitas, señor, con una nota de color..."

Tupá no le hacía el menor caso : a él le gustaba así.

Entonces la paloma, tristísima, hundió su agudo pico en la blancura de su pecho y, lentamente, vio teñirse su pechera algodonada con gotitas de sangre. Quiso lavarse en las aguas de un arroyo, pero la mancha no salía. Orgullosa por su colorido, por la belleza de esas plumitas se su pechera, se pavoneó muy oronda frente a las demás aves bullangueras y policromadras.

¿I Tupá ?

La vio tan contenta, tan satisfecha, que se conformó.


 Desde entonces, esta evecita es llamada "Paloma de la puñalada". Y dicen los guaraníes que es más coqueta y vanidosa que las demás palomas, porque siempre recuerda, que, alguna vez, fue una hermosa mujer blanca a quien Tupá había dado forma de ave...

El Condor

El cóndor no siempre usó la golilla que lleva tan elegantemente en el cuello. Se acostumbró a su uso después de haber sido derrotado, luego de una vergonzosa lucha, en la que lidió con un diminuto rival. La cosa ocurrió así: Don Cóndor había bajado al valle en ocasión de unas “chinganas” que se celebraban con motivo de la Semana Santa. En uno de los tantos bodegones instalados cerca de una plaza, don Cóndor conoció a un compadrito charlatán y pendenciero, muy conocido en el pago por su apodo de “Chusclín”. Se trataba nada menos que de un vulgar chingolo.

Luego de una entretenida charla, en la que don Cóndor y el Chusclín alardeaban de hazañosas pendencias y famosas “chupaderas”, como fin de la charla, formularon entre sí una singular apuesta. Se desafiaron a beber vino: el que “chupara” más sin “curarse” (en Cuyo “curarse” significa embriagarse), ganaría la apuesta y el perdedor, es decir, el que se “curara” más pronto, pagaría el vino consumido y la vuelta para todos. Tanto don Cóndor como Chusclín empinaron sus respectivas damajuanas y se inició la puja. Don Cóndor, de buena fe, trataba de agotar el líquido “de una sentada”, sin reparar que Chusclín cada sorbo que bebía lo arrojaba al suelo sin que don Cóndor lo notara.

Como don Cóndor no estaba acostumbrado al vino como Chsuclín, pronto comenzó a sentir dolor de cabeza y para atenuarlo se ató un pañuelo, a modo de vincha. Cuando don Cóndor advirtió el juego de Chusclín, lo apostrofó y se le fue encima. Chuclín, veterano peleador, lo espero sereno y confiado. Poco duró la pelea porque Chusclín con un certero golpe sangró la nariz de su contrincante, que solo atinaba a defenderse. En el entrevero, el pañuelo que don Cóndor tenía atado a la cabeza, se le cayó y desde entonces lo lleva allí.

domingo, 7 de junio de 2015

Brealito, Laguna Misteriosa

Una zona misteriosa, llena de historias extrañas y relatos de luces, ovnis y monstruos, se extiende desde El Cajoncillo hasta la laguna de Brealito, en los departamentos de Cachi y Molinos.

El paisaje del área, que comienza en el centro mismo del Parque Nacional Los Cardones colabora para que la fantasía humana vuele.

Un paisaje maravilloso rodea al viajero que se aventura en la Cuesta del Obispo, se interna en la Recta de Tin-Tin, atraviesa el pueblo de Seclantás y llega a la vera de la laguna de Brealito. Parece un paisaje de otro mundo.

(La recta de Tin-Tin es un tramo del camino, totalmente recto, que transcurre a lo largo de 11 kmts., y forma parte de los antiguos Caminos del Inca, que fueron utilizados por los incas en sus épocas para comunicar los distintos puntos del Tahuantisuyo, cuyo centro se hallaba en Cuzco).

En la década de los ’80, un equipo del diario El Tribuno hizo un reportaje sobre la laguna de Brealito, y recogió testimonios que no han sido olvidados hasta el día de hoy.

En aquella oportunidad, un agente de policía, oriundo de Seclantás, ya fallecido, conocido como el Gringo Guzmán, realizó el relato detallado de una aparición que le quitó el sueño hasta el final de sus días.

Amante de la pesca, solía ir seguido a la laguna, que se encontraba a 24 kmts. de su domicilio. En esta oportunidad, se dispuso a pasar la noche al borde del enorme estanque que posee una forma caprichosa y está rodeado de montañas minerales, y que en su ala sur se estrecha en medio de un callejón de rocas.

Encendió su lámpara y se ubicó bajo un gigantesco algarrobo negro (especie característica del microclima húmedo de ese lugar, con tierras rojas y cardones verdes). Lanzó el sedal, y de pronto las aguas se agitaron y sintió un chapoteo, algo grande y pesado se movía....., la curiosidad pudo más y trató de ver de qué se trataba...., y justo en la frontera entre la luz de la lámpara y la oscuridad, creyó ver una figura oscura de grandes dimensiones, pero la imagen fue fugaz. Como no llegó a entender bien lo que pasó, decidió calmarse, y luego de un rato, se dispuso nuevamente a seguir con la pesca. Cuando se disponía nuevamente a lanzar la línea, las aguas comenzaron a agitarse, esta vez con más violencia, y el chapoteo se hizo intenso, no necesitó tomar su lámpara esta vez: una figura gigantesca había emergido a pocos metros de él, y pudo distinguir lo que luego contó que era como un gigantesco reptil o un descomunal pejerrey, con lomo escamado. Horrorizado, el hombre huyó corriendo y cayéndose varias veces. Aunque, contaba que una vez repuesto del primer impacto, trató de tranquilizarse y volvió a recuperar sus pertenencias, que encontró totalmente empapadas, pese a estar a una distancia de cuatro metros del agua, como si una ola gigantesca las hubiera cubierto.

La laguna de Brealito está rodieada de una que otra casa donde viven los lugareños, no hay más de 10 viviendas. Muchos en Seclantás aseguran que el lugar está lleno de testigos de las cosas extrañas.

La exdiputada nacional, perteneciente a una de las más antiguas familias de la región y hermana de dos investigadores del pasado seclanteño, Gloria Abán, aseguró que “Brealito es una usina de fenómenos que han sido advertidos a través de la noche de los tiempos”. Y aseveró que en las adyacencias de la laguna hay dos personajes clave: Tomás Pastrana y Estanislao López, ellos han visto al monstruo, dijo la exparlamentaria, médica de profesión y actualmente miembro del directorio del Instituto Provincial de Seguros.

La señora de Funes, propietaria de la Hostería “La Rueda”, de Seclantás, asegura que los ejecutivos de la desaparecida empresa COTAS, (que hace dos décadas era la firma más grande de servicio urbano de pasajeros de la capital), le contaron que tuvieron una experiencia similar a la del Gringo Guzmán. Estos empresarios iban a la zona todos los años a pasar unos días de vacaciones con su familia, y luego de un encuentro con el monstruo, emprendieron una huída veloz, y no volvieron nunca por ese lugar.

Le contaron que, estando en la orilla de la laguna, los niños llamaron la atención sobre una extraña tromba de agua, como un remolino, que avanzaba hacia ellos, el torbellino generaba un ulular que se potenciaba por las masas de montañas rocosas que circundan la laguna. Aseguraron que lograron observar en el medio de esa especie de tornado acuoso emergido de la nada y durante una mañana de sol y calma, una forma semi-humana de dimensiones gigantescas. Según narraban, la entidad tenía las carácterísticas de una mujer recubierta por un velo acuático......... Lo que sigue, es fácil de imaginar, esta gente corrió, subió a su vehículo, salio de la zona y no regresó jamás.

El geógrafo Flavio Abán, que conoce la zona, y junto a uno de sus nueve hermanos, Fido Abán, trata de conocer a fondo la historia y misterios de la zona, dice: “-.....en esta zona no sólo está el misterio que los ocupa a ustedes (los periodistas del diario), también es habitual, y pueden confirmarlo con todos los habitantes de la zona, la presencia de extrañas luminosidades que aparecen entre las montañas, especialmente entre las que se hallan en la zona oeste. Grandes ojos luminosos que recorren el área sin que nadie haya podido determinar su origen. Y en Brealito, nadie puede negar que hay al menos una presencia extraña que habita bajo las aguas, o que algo desconocido sucede allí. Hemos determinado la existencia de extraños movimientos en las aguas, que se repiten con frecuencia a la hora del crepúsculo. Movimientos que no pueden ser de una corriente, a menos que se trate de una energía emergente de las profundidades. Además, las aguas de la laguna son salobres, poseen un gusto mineral extraño y su verdadera profundidad jamás ha sido determinada.”-

El intendente de Seclantás, Walter Abán (pariente lejano de Gloria, Fido y Flavio), no cree en la existencia del monstruo, pero sí está cierto que en la zona suceden cosas inexplicables, dice: “.....-Mire: todo el que viaja desde Salta a Seclantás, sabe que desde la recta de Tin-Tin en adelante, aparecen extrañas luces en el firmamento, ¿ovnis?, no lo sé, pero le aseguro que no es fantasía-....”


Las palabras de Abán fueron confirmadas por otro intendente de la zona, Héctor Legorburo, de Payogasta: “.....-Es cierto, la recta de Tin-Tin es un paraje misterioso de noche. Las luces que se ven surcando los cielos sobre ella no son producto de la ingeniería humana. Soy testigo, viajando desde Salta a Payogasta, durante prolongados minutos, fui seguido por un objeto luminoso. En un primer momento, mis acompañantes y yo pensamos que se trataba de las potentes luces de una topadora, pero era imposible para una máquina vial, y cuando su destello era intenso, vimos cómo se perdía en el espacio, no tengo explicación para ello-...”

La López Pereyra

...O quizás un cuchillo o vaya uno a saber de que desgraciada manera fatal, este compositor bohemio y músico empedernido despenó a la causante de sus descontrolados celos. Lo indudable es que don Artidorio Cresseri estuvo enamorado hasta los huesos de la víctima de la demencial actitud. Y si no ha sido así, cómo pudo recordarla en su forzado encierro de una manera tal que no recuerdo salteño y muchísimos más que no la cante o la sepa (mal, regular o bien) y la entone como algo propio y por su cualidad de innegable himno salteño.

El contexto metafórico no conlleva ni un dejo de despecho, rabia, indignación o algo muy oculto o “entre líneas” que deje entrever “algo” de pequeñez o chatura. Todo el texto es una tristísima elegía de enamoradísimo ser que ante la adversidad irreversible, derrama su alma en cada verso y como remate ruega “al Dios piadoso resignación...”

El título de tamaña zamba no tiene nada que ver con la historia, la leyenda, del cómo, del cuándo y los por qué del contenido sentimental del poema. El doctor Carlos López Pereyra, abogado, recibe el agradecido homenaje de Don Artidorio por haberlo “salvado” quizás de una cadena perpetua por su demencial delito, al conseguir la absolución del imputado (Don Artidorio) por “emoción violenta”.

“La López Pereyra”, himno de los salteños y apropiada por innúmeros conocidos e ignotos intépretes, sigue viva y con muy buena salud en la memoria del pueblo. Ojalá todos los dramas pasionales dejaran canciones de este calibre.

La zamba creció sola, no necesitó de promoción alguna. Se “fue” de Salta como el viento, sin rumbos. Hasta que ocurrió todo lo conocido como “juicio por paternidad autoral” cuando un tal Don Andrés la halló sin que Don Artidorio la perdiera. Pero, el argumento de más peso fue el título y las constancias legales desbarrancaron cualquier fundamento que soño fundamentar el “hallador”.

El Dr. López Pereyra vivó en la ciudad de Salta en la calle “La Florida” al 484 aproximadamente y se comprobó su actividad y las circunstancias en las que se constató su activa participación en el triste hecho que le tocó vivir al pobre Don Artidorio.

Todo lo aquí expresado tiene más de recopilación versionada generacionalmente y no tiene ninguna otra intencionalidad que la de hallarle al magnífico texto poético ese “por qué” fue escrito y cantado.

Sin ningún tipo de “dardo encubierto” invito a que repasemos su inigual carácter y, porque no, esa estructura literaria que, asociada a la fantástica melodía, hacen una obra, diría, insuperable hasta el presente. Vamos pues a su letra conociendo ya, al menos, una versión más de su historia ¿o leyenda?.

La Viuda de Campo Caseros

A fines del siglo XIX cuando se construyó el ramal C-13, las vías cortaron la calle Caseros a la altura del Alto Molino, aunque éste estaba sobre un callejón que era la prolongación de la Avenida San Martín.

El hecho es que a poco de la inauguración del servicio a Cerrillos, en 1898, un matrimonio de Atocha, luego de una noche de fiesta y alcohol, se peleó en la cantina de uno de los almacenes de ramos generales de la zona, sobre la calle Caseros. Por celos, todo terminó en una tragedia, cuando el hombre aprovechó el paso del tren para tirar a su esposa sobre las vías. Como es de imaginar, la mujer murió en el acto y su marido huyó para siempre de Salta y de Atocha, ya que nunca más se lo volvió a ver.

Al tiempo, los vecinos del lugar comenzaron a escuchar a determinada hora de ciertas noches, voces e insultos idénticos a los de aquella noche trágica, incluso - contaban- se escuchaba hasta el ruido del tren que se acercaba velózmente.

Atemorizados de que ocurriera otro asesinato, salían a ver lo que pasaba, pero inmediatamente las voces y los ruidos del tren se llamaban a silencio.

Cada tanto los ruidos y las voces se repetía, acompañados en las noches de luna con la aparición de una señora vestida a la usanza de las paisanas salteñas de la época, que sentada al borde de la vía lloraba desconsoladamente. La primera vez, una vecina condolida con esta señora, se acercó a consolarla, pero cuando ésta levantó su cara, vió que se trataba de una calavera con los huesos destrozados.

Espantados los vecinos recurrieron al consejo de un fraile de San Francisco, quien se ocupó de bendecir el lugar y hacer colocar una cruz a la vera del terraplén ferroviario, en el mismo lugar donde la mujer había sido arrojada por su marido hasta las ruedas del tren.


Desde entonces, la Viuda dejó de salir en Campo Caseros y su cruz fue repuesta varias veces durante décadas, siempre pegadita al muro de una construcción que después de unos años, se levantó en el lugar.

viernes, 5 de junio de 2015

La Leyenda De La Matrioska

Existió en Rusia un carpintero llamado Serguei, quien poseía un gran talento tallando todo tipo de objetos, pues era algo que le venía de familia. Cada semana, Serguei desafiaba al frío dominante en la región del Cáucaso, para ir en busca de madera con la que trabajar. Sin embargo, una mañana, la nieve había cubierto por completo el paisaje, pese a lo cual el carpintero no se desanimó y esperando que la fortuna estuviera de su lado, salió a recoger madera. Por desgracia, toda la madera que encontraba estaba húmeda y no serviría más que para azuzar la estufa.

Apesadumbrado, Serguei emprendía el camino de regreso a casa, cuando divisó un bulto que sobresalía de un árbol. Al acercarse comprobó que se trataba de un espléndido trozo de madera, adecuado para su talla. Lo recogió y regresó a su casa agradecido por la suerte que había tenido.

Serguei se pasó días decidiendo que tallar, pues sin duda debía ser algo muy especial. Al fin, una mañana, el carpintero decidió que tallaría una muñeca, así que dispuso el tronco sobre su mesa de trabajo y comenzó su obra con esfuerzo y dedicación. Tardó una semana en acabarla y al admirarla se dio cuenta de que era su mejor obra. Decidió entonces que no la vendería, sino que la conservaría y así le haría compañía en su soledad.

"Te llamaré Matrioska" dijo el carpintero.

Todas las mañanas Serguei se dirigía a Matrioska para desearle unos buenos días, hasta que un día, y para sorpresa del carpintero, la muñeca le respondió:

"Buenos días Serguei"

Pasaron los días, y Serguei se dio cuenta de que Matrioska cada vez estaba más triste. Al preguntarle por el motivo de su tristeza, la muñeca le confesó que le haría muy feliz tener un hijo.

"Tendré que abrirte y sacar madera de ti, lo cual será muy doloroso" contestó Serguei.

"En la vida, las cosas importantes requieren de pequeños sacrificios" replicó Matrioska.

Así fue como se cumplió el deseo de la muñeca. Con la madera de su interior, el carpintero realizó otra muñeca más pequeña a la que llamó Trioska. Sin embargo, el instinto maternal se apoderó también de Trioska, y Serguei, cediendo a sus deseos, talló otra réplica más pequeña aún, llamándola Oska. Y otra vez, el carpintero se vio en la misma situación; Oska quería descendencia. Pero ya casi no quedaba madera, por lo que Serguei talló un muñeco diminuto, al que bautizó con el nombre de Ka, y le pintó unos bigotes.

"Eres un hombre, no puedes tener hijos" le dijo Serguei para poner fin al problema.

Entonces el carpintero metió a Ka dentro de Oska y a ésta en el interior de Trioska y a Trioska dentro de Matrioska.

Esta es la historia de Serguei y Matrioska, quien un día desapareció con toda su familia dejando al carpintero desolado.


Los Cuentos De La Araña

Según la leyenda ashanti (tribu ghanesa), la araña Anansi se presentó delante de Nyankonpon, dios del cielo, para comprarle las historias que lo habían hecho famoso. El dios la miró indiferente y dijo:

"¿Qué te hace pensar que te vaya a dar mis historias? Son muchos los poderosos y pueblos ricos los que lo han intentado y ninguno lo ha conseguido."


Pero Anansi no se dejó desanimar y le preguntó que cuál era el precio de las historias, pues estaba dispuesto a asumirlo, a lo que Nyankonpon contestó:

"Si quieres mis historias deberás traerme a Onini, la pitón; a Osebo, el leopardo; a Mmoboro, el avispón y a Mmoatia el espíritu."

Anansi volvió a su casa convencido de que podría cumplir el encargo y hacerse así con las preciadas historias. La araña pidió ayuda a su madre Nsia y a su esposa Aso y juntos idearon el plan que iban a seguir.

Así, Anansi y Aso fueron a la orilla del río con una rama de un cocotero y comenzaron a discutir sobre si aquella rama sería más larga que Onini. La pitón, que lo estaba escuchando, no pudo resistirse y decidió medirse con la rama pues estaba convencida de que ella sería más grande. Al subirse a la rama, Anansi la amarró a ella con unas enredaderas.


Para atrapar a Mmoboro, Anansi vació una calabaza y la llenó de agua. Después fue en busca del enjambre y una vez allí simuló que llovía y ofreció al avispón guarecerse dentro de la calabaza. Cuando Mmoboro estuvo dentro, la araña cerró la tapa de la calabaza.

Tocaba apresar a Osebo, y para ello Aso le recomendó cavar un hoyo en el suelo y esperar a que el leopardo cayera dentro. Situó el hoyo entre el arroyo y la guarida de Osebo y luego lo cubrió con hojas. A la mañana siguiente el leopardo se encontraba atrapado e indefenso.

Quedaba atrapar a Mmoatia. Aso y Anansi tallaron una muñeca y la recubrieron con la goma de un árbol. Cuando estuvo terminada, la dejaron debajo de un árbol donde solían ir los espíritus a jugar junto con un plato de pure de ñame. Cuando el espíritu llegó, preguntó a la muñeca si podía comer un poco de ñame, pero esta no contestó. Airada, Mmoatia le propinó una bofetada en la mejilla, quedándosele la mano pegada. Lo intentó con la otra mano, pero el resultado fue el mismo. El espíritu se había quedado pegado a la muñeca.

Entones Anansi acudió de nuevo junto al dios del cielo acompañado de Onini, Mmoboro, Osebo, Mmoatiar y de su madre. El dios, sorprendido llamó a todos los dioses y exclamó:

"¡Mirad! Grandes reyes han venido en busca de mis historias pero ninguno ha sido capaz de pagar su precio. Sin embargo Anansi lo ha logrado e incluso a incluido a su madre. Así que desde hoy y para siempre entrego mis historias a Anansi y a partir de ahora se conocerán como los Cuentos de la Araña."



El Sol, La Luna y Las Nubes

Zanahary, el Dios Creador según la tradición malgache, tenía tres hijos: Ramasoandro, el Sol; Ravolana, la Luna; y Rahona, las Nubes. Al hacerse mayores de edad, Zanahary decidió repartir su herencia entre sus hijos. De este modo los reunió y les dijo:

"Ramasoandro, como primogénito te daré doce cebúes.
Ravolana, mi hija preferida, a ti te otorgaré siete cebúes.
Rahona, mi hijo pequeño, te quedarás con un único cebú.
Hijos míos, cuidad bien de vuestra herencia, porque yo no viviré eternamente y tenéis que aprender a cuidar de vosotros mismos."

Cada hijo cogió sus cebúes y regresaron a casa. Pasaron los años y un día Zanahary cayó enfermo y el mpimasy (el curandero o brujo adivino) le dijo que el único remedio era la sangre de cebú, por lo que hizo mandar un mensajero a buscar un cebú a casa de Ramasoandro.

"Ramasoandro tiene muchos cebúes, seguro que no le pasaría nada si me diera uno para salvarme la vida" pensó Zanahary.

Pero cuando el mensajero expuso a Ramasoandro el problema y cuál era la solución, éste contestó:

"Lo siento, pero no puedo dar ninguno de mis cebúes. ¿Por qué mi padre habrá pensado primero en mi, si somos tres hermanos? Ve a ver a mi hermana, ella te dará uno."

El mensajero fue a casa de Ravolana, la cual dijo:

"Mi hermano tiene más cebúes que yo. No puedo darte ninguno, porque como ves tengo muchos hijos (refiriéndose a las estrellas) y me gustaría que cuando yo muriera tuvieran por lo menos un cebú cada una. ¿Por qué no vas a hablar con Rahona? Estoy segura de que te lo concederá.

El mensajero llegó entonces a casa de Rahona y le contó que su padre estaba muy enfermo y que su único remedio era la sangre de cebú. Rahona le cortó inmediatamente:

"¿Y cuál es el problema? Ahora mismo te daré un cebú. De hecho te acompañaré al palacio porque no quiero que mi padre muera.

Al llegar a palacio, el mpimasy preparó el remedio y el enfermo se curó. Entonces hizo llamar a sus hijos y les dijo:

"Ramasoandro, puse toda mi esperanza en ti al darte los doce cebúes, sin embargo me encuentro muy decepcionado con tu egoísmo.
Ravolana, eres una chica buena ya que has pensado en el futuro de tus hijos, pero te has olvidado de que yo soy tu padre y que me estaba muriendo.
Rahona, me alegra saber que no me guardas rencor por haberte dado un solo cebú. Tu generosidad me ha salvado la vida.
A partir de ahora, Ramasoandro y Ravolana, tendréis que acatar y mostrar respeto ante vuestro hermano menor. Ramasoandro: brillarás solo de día. Ravolana: brillarás solo de noche con tus hijos. Pero cuando pase Rahona, os ocultará y no podréis brillar. Por más que lo intentéis, no podréis mostrar ninguna luz cuando vuestro hermano pase por delante de vosotros."


Por eso, el sol brilla solo de día y la luna, solo de noche; pero ninguno puede lucir cuando las nubes pasan por el cielo, pues esa fue la voluntad de Zanahary.

miércoles, 3 de junio de 2015

La Leyenda De Iasá

En la tribu de los Cashinahuas vivía una joven tan hermosa que todos los que la contemplaban se quedaban prendados de ella. Sin embargo, la joven, Iasá, amaba Tupá, el hijo del dios supremo Tupán.

Entre los hombres enamorados de Iasá se encontraba Anhangá, el demonio, quien celoso de Tupá, decidió arrebatarle a la joven y casarse con ella. Para llevar a cabo su propósito, Anhangá fue a visitar a la madre de Iasá y le dijo:

"Si tú impides la boda de Iasá y Tupá y consigues que ella se case conmigo, yo te daré caza y pesca abundante para toda tu vida."

La ambición le hizo plantearse que si aceptaba el trato no tendría que preocuparse nunca más por conseguir alimento, por lo que aceptó, prohibiendo a Iasá volver a ver a Tupá y fijando la fecha para la boda con Anhangá.

Cuando Iasá se enteró, no pudo ocultar su decepción; no solo iba a perder a su amor, sino que además, casándose con Anhangá debería vivir en el infierno en vez de en el cielo. En medio de la tristeza, Iasá pidió un último deseo; ver una vez más a Tupá. El demonio aceptó, pero puso una condición:

"Te harás una herida en un brazo para que las gotas de tu sangre marquen el camino que te lleva al cielo. Así podré seguirte."

El mismo día de la boda, poco antes de la ceremonia, Iasá partió a visitar a Tupá por última vez. Se había hecho una herida, como habían acordado, y sus gotas de sangre iban formando un arco rojo en el cielo. Tupá ordenó al Sol, al Cielo y al Mar que acompañaran a Iasá en su camino y que para confundir a Anhangá dibujaran tres arcos más al lado del arco rojo. Así, el Sol, Guarací trazó un arco amarillo, el Cielo, Iuaca dibujó un arco azul claro y el Mar, Pará formó un arco azul oscuro.

Pero Iasá no consiguió llegar al cielo, ni ver a Tupá, debilitada por la pérdida de sangre, por lo que comenzó a caer lentamente hacia la tierra. Su sangre se mezcló con la franja amarilla de Guarací, formándose un arco anaranjado, y más tarde con el arco azul de Iuaca, dando lugar a una franja de color violeta.

Al caer sobre la tierra, Iasá murió en una playa, bañada por el agua del mar y por los rayos del sol, y así de la mezcla del azul de Pará y el amarillo de Guarací, surgió un arco verde, convirtiéndose en el séptimo arco y siguiendo la trayectoria de los otros seis...


Man-Pupu-Nyor. La Colina De Los Gigantes De Piedra

Cuenta la leyenda que en los espesos bosques de los montes Urales, habitaba la poderosa tribu Mansi, cuyos hombres eran capaces de vencer a los osos y correr más rápido que los ciervos. Los Mansi vivían protegidos por los espíritus de la montaña sagrada Yalping Nyeri gracias al buen hacer del líder de la tribu, Kuuschay.

Kuuschay tenía dos hijos; su hija era esbelta como los pinos y poseía una voz tan dulce que hasta los venados abandonaban el valle de Ydzhid-Lyagi para escucharla.

Los rumores de la belleza de la hija de Kuuschay llegaron a oídos del gigante Torev, que se encontraba cazando con su familia cerca de las montañas Haraiz. El gigante no pudo reistir la tentación y decidió ir a comprobar con sus propios ojos si los rumores eran ciertos.

Tan embelesado quedó cuando vio el rostro de la joven que exigió su mano a Kuuschay. Pero el viejo líder se negó a entregar a su hija, y el gigante, enfurecido, llamó a sus hermanos para tomarla por la fuerza.

Los gigantes aprovecharon el momento en el que Pygrychum, el hijo del líder, había salido a las montañas a cazar junto con los guerreros de la tribu, y asediaron al pueblo de los Mansi. Éstos resistieron durante un día los envites de los titanes desde sus altas murallas de hielo. Bajo una nube de flechas, el jefe Kuuschay gritó desde la torre más alta:

"¡Oh, buenos espíritus, salvadnos de la muerte! ¡Qué Pygrychum vuelva a casa!


En ese mismo instante, entre truenos y relámpagos, bajó del cielo un espeso manto de nubes que cubrió toda la ciudad, protegiéndola del ataque de los gigantes. Sin embargo, esto no frenó al gigante Torev, que corriendo, aplastándolo todo y enarbolando una gigantesca maza llegó a la base de la fortaleza y descargó su maza contra la muralla de cristal, que se desmenuzó en mil pedazos. La oscuridad en aquel momento era total y el viento soplaba con fuerza haciendo volar los cristales, por lo que los gigantes decidieron esperar en la cresta de la montaña a que las nubes se disiparan y los primeros rayos del alba iluminaran los restos de la fortaleza para poder acabar con los que hubiesen sobrevivido. Los Mansi, por su parte, decidieron aprovechar la ventaja que les confería la oscuridad que les habían regalado los espíritus, para escapar y esconderse en las montañas cercanas.

Al amanecer, la niebla comenzó a disiparse y los gigantes estaban preparados para el nuevo asalto, pero cual fue su sorpresa cuando los primeros rayos de sol mostraron al joven Pygrychum encabezando a su ejército de guerreros. En el brazo del guerrero, refulgía un brillante escudo y en su mano enarbolaba una espada concedida por los espíritus para derrotar a los gigantes.

Alzando la espada al sol, de su punta surgió un haz de fuego que se dirigió directamente a los ojos de Torev, que enfurecido se corría junto a los demás gigantes contra Pygrychum y su ejército. Pero lentamente los movimientos de los gigantes se fueron ralentizando y el haz de luz se convirtió en una cúpula que cubría a los gigantes y al propio Pygrychum. Los guerreros Mansi contemplaban la escena preparados para actuar en cualquier momento cuando un crujido sonó en lo alto del monte. Entonces se apagó el haz de luz y se pudo comprobar como los gigantes se habían convertido en piedra, gracias al sacrificio de Pygrychum, pues también él se había convertido en piedra.


Desde ese día, en la remota taiga de los Urales, permanecen impasibles al paso del tiempo las figuras pétreas de los gigantes y el guerrero y en todas las montañas de los alrededores se pueden encontrar pequeños cristales de roca, restos de la fortaleza de los Mansi que Torev destruyo con su maza.

El Origen De La Palabra"Asesino''

Existió en Siria, en el siglo XI, un fanático musulmán conocido por todos como "el Viejo de la Montaña". Estaba al frente de un pequeño ejército con el que ejecutaba las más cruentas venganzas políticas y sometía mediante el terror a la población de la región.

Los jóvenes reclutados para su ejército eran adoctrinados y, según cuenta la leyenda, les prometía el paraíso eterno llamado "el Jardín de Alá". Para que el fueran siempre fieles, había creado en su fortaleza de Alamut, un jardín inmenso, lleno de las más variadas hierbas, flores y frutos, arroyos, comida, bebida y bellas mujeres. Había creado el paraíso eterno. Antes de entrar en la fortaleza, sus adeptos eran obligados a consumir hachís (en árabe hassis). Bajo los efectos de esta drogas, los jóvenes eran conducidos por la fortaleza, creyendo haber llegado al Paraíso. "El Viejo de la Montaña" les prometía que si morían por su causa, él mismo les conduciría de nuevo al "Jardín de Alá", por lo que los adeptos estaban dispuestos a cualquier cosa.

Este ejército también consumía hachís antes de salir de correrías, por lo que los guerreros se volvían aún más crueles y despiadados. Por esta razón, se les comenzó a conocer como los "hassasí", que en árabe significa "consumidor de hachís". Esta palabra no tardó en extenderse, y cualquier matador era designado de este modo.

El anciano líder tuvo una serie de sucesores que continuaron con su estrategia de reclutamiento, así como su sangrienta forma de dominación, hasta que el último de ellos fue capturado y ejecutado por Gengis Khan.

La palabra aparece usada por primera vez en el español hacia el 1300, variando su escritura hasta el siglo XVIII, cuando fue introducida en el Diccionario de la Lengua Española. Alguna de sus formas fueron: anxixín, assesino, acecino y assasino. Este vocablo fue traído por los cruzados desde Cercano Oriente, dejando huella también en el francés (assassin) y al italiano y portugués (assassino).


lunes, 1 de junio de 2015

El Origen Del Maratón

El origen del maratón se sitúa en el año 490 a. C. tras la victoria griega en la Batalla de Maratón, lo que supondría el final de la I Guerra Médica.

La I Guerra Médica había comenzado en el año 492 a. C., cuando los persas decidieron iniciar la invasión de Grecia como castigo a Atenas y a Eretría, ya que éstas habían apoyado la sublevación de las ciudades jonias contra el Imperio Persa. Según relataría Heródoto, Dario I, rey de Persia, habría ordenado a sus ayudantes de cámara que le recordaran en cada comida:

"¡Gran rey, no te olvides de los atenienses!"


En el año 492 a. C. el Imperio Persa, al mando de Mardonio conquistó Tracia y sometió a Macedonia. Sin embargo la flota fue destruída por una tormenta y no pudieron continuar con su cometido. Al año siguiente Darío I mandó embajadores a toda Grecia exigiendo su sumisión. Fueron muchas las que aceptaron, pero Atenas y Esparta se negaron matando al embajador. Este sería el desencadenante de una nueva campaña militar llevada a cabo por Darío.

En el año 490 a. C., el ejército persa partió hacia la costa griega bajo el mando de Artafernes y Datis. Desembarcaron en la bahía de Maratón, adecuada, debido a su gran extensión, para el despliegue de todas las tropas persas. Éstas superaban en número a las atenienses, por lo que Milcíades, general ateniense, envió a Filípides a pedir ayuda a Esparta, quien pospuso el envío de tropas hasta la finalización de sus juegos.

Sin embargo, la estrategia llevada a cabo por Milcíades supuso la victoria griega en Maratón y obligó a los persas a retirarse.

Los ancianos, mujeres y niños atenienses se encontraban en la acrópolis de Atenas esperando noticias de la batalla, así que Milcíades envió a Filípides a proclamar la noticia. Éste recorrió corriendo los aproximadamente 40 kilómetros que separaban Maratón de Atenas y al llegar exclamó:

"¡Alegraos atenienses, hemos vencido!"

Nada más anunciar la victoria, Filípides murió de agotamiento.


Fue en el año 1896 cuando tuvo lugar el primer maratón en las Olimpiadas de Atenas, con una distancia de 40 kilómetros. La actual distancia de 42,195 kilómetros se estableció en los Juegos Olímpicos de París en 1924.

La Leyenda De La Princesa Loro Jong Grang

La isla de Java estaba compuesta por dos reinos hindúes: Pengging, un reino próspero gobernado por Prabu Damar y su hijo Raden Bandung Bondowoso, y Kraton Boko, un reino en cuya cabeza se encontraba el cruel gigante Prabu Boko, aconsejado por su ministro Patih Gupolo, que también era un gigante. Pese a su condición de gigante, Prabu Boko tenía una bellísima hija llamada Loro Jonggrang.

Prabu Boko solo tenía una ambición; hacerse con el control de la isla de Java, para lo cual debía derrotar al reino de Pengging. Para conseguir su propósito, el rey decidió organizar un ejército civil al cual adiestró y aprovisionó para la batalla. Cuando todo estuvo listo, Prabu Boko y su ejército partieron hacia el reino de Pengging, donde comenzó una cruenta guerra.

El buen Prabu Damar, viendo el sufrimiento de su pueblo, decidió enviar a su hijo (que contaba con poderes especiales) para que presentara batalla a Prabu Boko. La lucha fue encarnizada y finalmente Raden Bandung Bondowoso se alzó con la victoria.

Al ver lo sucedido, Patih Gupolo huyó del campo de batalla y una vez de vuelta en Kraton Boko, informó a la princesa Loro de la muerte de su padre a manos de Raden Bandung Bondowoso, quien había hecho avanzar a su ejército hasta Kraton Boko.

Cuando Raden vio a la princesa, cayó profundamente enamorado de ella y le propuso matrimonio. Ella, que no quería casarse con el asesino de su padre, dijo que aceptaría la propuesta si él era capaz de superar dos pruebas que se antojaban imposibles. La primera consistía en crear un Jalatunda, un pozo gigante formado por erupciones masivas; la segunda prueba tenía como finalidad que Raden construyera 1.000 palacios en una noche.

Raden Bandung Bondowoso aceptó el desafío y comenzó a construir el Jalatunda. Una vez terminado, se lo mostró a la princesa quien le pidió que entrara en él. Con la ayuda del gigante Patih, sepultó a Raden en el pozo y le dieron por muerto. Sin embargo Raden consiguió salir con vida y perdonó a la princesa, pues estaba enamorado de ella.

Rápidamente, Raden empezó a construir los 1.000 templos que le habían encomendado, ayudado por unas criaturitas que él mismo había invocado. La princesa Loro, al ver la rapidez con la que avanzaban las obras, llamó a sus doncellas y juntas comenzaron a pesar el arroz, actividad que se solía realizar al alba. Esta actividad hizo cantar a los gallos que ahuyentaron a las criaturas nocturnas. De esta forma, Raden Bandung Bondowoso solo consiguió construir 999 palacios, perdiendo por tanto la mano de la princesa.


Consciente del engaño de ésta, Raden la maldijo y la convirtió en la estatua de piedra de la diosa Durga, que actualmente se encuentra en el templo norte de Prambanan.

El Mito De Tan'Gun

En la antigüedad, el señor del cielo tuvo un hijo con una concubina. El pequeño se llamó Hwanung y su deseo era descender del cielo para gobernar el mundo de los hombres. Su padre bajó a las tres montañas más grandes del mundo para observar a la humanidad y se dio cuenta de que el mundo podría beneficiarse del gobierno de su hijo.

De esta forma, el señor del cielo regaló a Hwanung tres regalías del cielo y le ordenó el gobierno de la humanidad. Para ello, Hwanung contó con la ayuda de 3.000 espíritus, que descendieron junto a él a la cima del Gran Monte Blanco, dónde se encontraba el árbol sagrado del sándalo. Este lugar fue denominado Ciudad Sagrada y conocido como el rey celestial.

Hwanung junto con el conde del viento, el señor de la lluvia y el señor de las nubes, educó a la gente en la agricultura, la conservación de la vida, los castigos y la diferencia entre lo correcto y lo erróneo, todo ello en unos 360 tipos de trabajos.

En esa época había un oso y un tigre viviendo en una cueva, que rogaban constantemente a Hwanung que los transformara en personas. Éste les dio un poco de artemisa sagrada y veinte dientes de ajo, además de aconsejarles que comieran estas plantas y que evitaran la luz diurna durante cien días. El oso y el tigre comieron las plantas y ayunaron tres veces durante siete días. Tras esto, el oso adquirió el cuerpo de una mujer, pero el tigre, al haber sido incapaz de ayunar, no consiguió su propósito.


La mujer oso se sentía triste pues no tenía a nadie con quien casarse y por ello iba cada día al árbol sagrado del sándalo para pedir un hijo. Hwanung, apenado, cambió de forma y se casó con ella. La mujer oso se quedó embarazada y tuvo un hijo llamado príncipe Tan'gun, señor del árbol del sándalo. Tan'gun convirtió Pyongyang en su capital y al país lo bautizó con el nombre de Choson.