Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

.

.

miércoles, 11 de enero de 2017

El Vampiro de Barranca del Muerto

Esta es una leyenda medianamente conocida en el D.F., y tiene múltiples variaciones respecto a en qué lugar sucedió, pero esta en especial va dedicada a una persona muy querida para mí que tiende a viajar de noche en la línea que va del Rosario a Barranca del Muerto.

La historia es la siguiente…

Un pasajero se queda dormido en el último tren de la línea 7, la que va del Rosario a Barranca del Muerto (una estación conocida por su gran profundidad); y despierta durante la madrugada, cuando el tren avanza y solo ve el letrero del andén que dice “Barranca del Muerto”.

Se asustó al ver como la luz del túnel se hace más pequeña y desaparece, y a medida que el tren se adentra en el túnel, hace cambio de vía y se apaga la luz. El vagón queda envuelto en las penumbras y el perturbador silencio del túnel del metro.
El hombre prendió su encendedor y suspiró aliviado al ver que no estaba solo, pues un vagabundo dormía en el otro extremo del vagón. Buscando compañía, lo despertó y comenzaron a buscar auxilio.

O al menos, hasta que algo o alguien aterrizó en el techo del vagón y caminó por él, hasta meterse por una ventana.

Acto seguido, el indigente comenzó a gritarle insultos pensando que era el conductor o algún empleado del sistema de transporte, y le recriminó que porqué los asustaba así. Al ver al indigente, el ser misterioso se abalanzó sobre él. La luz del encendedor le permitió al primer usuario ver que el ser estaba mordiéndole el cuello al indigente, y se acercó un poco más para mirar la escena, pero no contaba con lo que vió.

El atacante era delgado, de dos metros de altura, piel de un color amarillento, ojos rojos brillantes, garras huesudas y alargadas; y su rostro era similar al de un murciélago.
El ser lo miró con furia, soltó al indigente y lanzó un chillido mostrando sus afilados colmillos.
El pasajero escapó saltando por una ventana del vagón, y corrió como alma que lleva el diablo hasta que llegó a lal uz del andén, sin dejar de escuchar los chillidos inhumanos del ser tras él. Cuando logró llegar al andén, subió y con horror pudo sentir que la criatura lo sujetaba de la pierna derecha; un horror que lo llevó a desmayarse.

Al volver en sí, despertó en un hospital y narró su testimonio a las autoridades, que indudablemente no creyeron en su historia. Desde entonces, el pasajero evita subirse al metro, pasar cerca de las coladeras o los respiraderos del sistema de transporte.

Y ahora sabe, porqué los vagones del metro siempre son limpiados al final de cada recorrido.

La Rana Loveland

La Rana de Loveland (también conocida como el Lagarto de Loveland) es descrito como una criatura humanoide con la cara de una rana y de unos 1.2 metros de altura, con piel verde y escamosa. Camina en dos patas, posee manos y pies con membranas interdactilares y fue vista por primera vez en el poblado de Loveland, Ohio en 1955.

El primer reporte fue en mayo de 1955. Un hombre de negocios reportó haber encontrado a tres criaturas de aproximadamente noventa centímetros de altura agachadas bajo un puente cerca de Loveland. Las describió con arrugas en la cabeza en lugar de cabello, pecho abombado y bocas anchas sin labios, como las ranas. Una de ellas sostenía un dispositivo en forma de barra que sacaba chispas. Supuestamente dejaban tras de sí un fuerte olor a alfalfa y almendras.

Por einte años no hubo más reportes de la Rana Loveland, pero el 3 de marzo de 1972, varios oficiales de policía reportaron haber visto un ser de 1.20 metros de alto con piel rugosa, de nuevo cerca de Loveland. Saltó sobre una barra de contención hacia el río Little Miami. Dos semanas después, el oficial Mark Matthews la vio de nuevo, tirada en el camino. Se alejó mientras Matthews abría fuego.
La descripción fue reportada falsamente como la siguiente:

“La criatura emdía de tres a cuatro pies de alto, de 50 a 75 libras, piel escamosa, posiblemente mojada – el pelo húmedo en el cuerpo la hacía ver como si tuviera texturas, una posible cola, cara y cabeza como de rana o lagarto, y podía saltar sobre la barra de contención del camino.”

Un granjero local también reportó haber visto a la rana más tarde ese mes.
Aunque los oficiales en cuestión no reportaron su encuentro, los medios locales difundieron la historia falsamente; y en el año 2001, mediante una entrevista por correo electrónico, el oficial Mark Matthews explicó que el incidente fue “desproporcionado habitualmente…” Y dijo que “no era y no es un monstruo”. Lo tenía piel escamosa o pelo mojado. No medía de 3 a 5 pies de alto. No caminaba erecto.
“El animal que ví era obviamente algún tipo de lagarto que alguien tenía como mascota y que creció mucho para su acuario, o que simplemente tiraron. Medía menos de 3 pies de largo, corrió por el camino y probablemente fue ceegada por los faros de mi vehículo. Parecía no ser agresivo.”

Matthews intentó dispararle a la criatura, pero el lagarto escapó y tal vez murió por sus heridas o el frío congelante.

Curiosamente, los nativoamericanos que alguna vez habitaron la misma área, contaban historias sobre una criatura similar mucho antes de que el hombre blanco la viera. Los indios Shawnee que habitaban cerca de Loveland tenían cuentos sobre una criatura que veían seguido mientras cazaban. De vez en cuando disparaban flechas a ella, pero la criatura simplemente resultaba ilesa y se limitaba a ver a los indios, y luego se sumergía en el río. Los indios decían que era una criatura sobrenatural llamada “Shawnahooc”, que significa “demonio del río”.

Los Dybbuk, Almas Alejadas De La Luz

La palabra ‘dibbuk’ significa “espíritu atado” en yiddish[1] y designa un concepto judío que expresa una de las posibles situaciones del alma tras la muerte. Concretamente un dybbuk es el alma —en la que predomina el mal sobre el bien o simplemente es espiritualmente poco evolucionada— de alguien que, tras morir, no ha podido continuar con el ciclo natural de encarnaciones necesarias para llegar a cumplir el fin espiritual individual que Dios le ha dado y, en consecuencia, se ha quedado en el mundo y busca poseer el cuerpo de alguien que, por su naturaleza y situación de vida, resulte propicio para cumplir aquellos fines y deseos que no fueron satisfechos mientras el dybbuk vivía.

Sea cual sea el caso, todo dybbuk ha sufrido el “karet”; esto es, la situación de separación que, como consecuencia natural de las malas acciones efectuadas en vida, experimenta un alma con respecto a Dios. A pesar de eso el grado de oscuridad espiritual de un dybbuk puede variar, dándose el caso de quienes en vida fueron auténticamente malvados (violadores, asesinos, torturadores, etc) y el de quienes simplemente tomaron caminos equivocados (drogadicción, dedicación completa de la voluntad a conseguir dinero y cosas mundanas, etc) o muy alejados de Dios pero no por ello propios de ser encasillados en la esfera de la maldad. Por ello la finalidad principal que un dybbuk busca con la posesión puede variar; siendo, por ejemplo, huir del castigo divino en un caso extremo o el acabar ciertos asuntos pendientes en el caso de un dybbuk que, por haber pecado menos, tiene menos que temer.

En el Talmud se habla de espíritus desencarnados y de exorcismo pero sin embargo no se destaca el concepto de la transmigración (reencarnación), necesario para la concepción del dybbuk propiamente dicho. Y es que la idea del dybbuk aborda el judaísmo con la introducción de la creencia en la reencarnación, hecho éste vinculado a la presencia de su raíz conceptual en fuentes griegas, indias, gnósticas, cristianas (del cristianismo primitivo) e islámicas (de la escuela Mu’tazili principalmente), fuentes todas ellas que en alguna u otra forma y medida no estuvieron del todo desvinculadas al misticismo judío que abrazó la teoría de la reencarnación otorgándole, desde luego, un fundamento teológico en el corpus de la revelación judía y de la teología desarrollada en torno a aquel.

Puntualmente fue en el siglo octavo, dentro del misticismo desarrollado por ciertos eruditos de las comunidades judías de Europa, cuando y pese a la oposición de muchos teóricos la idea de la reencarnación realmente entró. Ejemplo de la fuerza que obtuvo la vemos en un libro tan clave como el Zohar (s. XIII), en cuyo versículo 186b dice: ‹‹Siempre que una persona fracasa en su propósito en este mundo, Dios, Bendito Sea, la arranca de raíz y la vuelve a plantar una y otra vez, repetidamente››. Ya en el siglo XII ésta idea de la reencarnación pasó a formar parte establecida de la Cábala; y después, en el siglo XVI, algunas escuelas y sobre todo la del Círculo de Safed, tomaron esta teoría en el marco de la cual el místico Isaac Luria (líder del Círculo de Safed) sentó las bases de la creencia judía en el dybbuk, concepto que, junto a los del gilgul y el ibbur, sería clave para la comprensión teológica de las posibilidades situacionales del alma en su dinámica evolutiva orientada a la consecución del propósito divino.

Finalmente los discípulos de Isaac Luria llevaron la idea un paso más allá con la teoría de la posesión efectuada por el dybbuk y, más adelante en lo que fueron los inicios del s. XX, el folklorista y erudito judío S. Ansky dio un salto a la popularidad del dybbuk cuando en 1916 publicó su obra Der Dybbuk, inicialmente escrita en yiddish pero posteriormente traducida a varios idiomas.

En la idea judía de reencarnación ocurre que, cuando una persona muere, normalmente su alma experimenta la situación de gilgul (palabra hebrea que literalmente significa “rodar”), lo cual no es otra cosa que el hecho de transmigrar, de pasar de forma natural a encarnarse (al momento de nacer, no en la concepción como creen los católicos) en otro cuerpo, durante un número de años previamente fijado por decreto divino. Así el gilgul es el proceso normal que media entre una vida y otra en el ciclo de reencarnaciones, ciclo que en el judaísmo no es indefinido sino que se detiene cuando el alma ha cumplido el propósito individual que Dios le otorgó.

Ahora bien, hay veces en que el alma no pasa a encarnarse en su siguiente vida sino que se queda paralizada en el proceso, se queda sin cuerpo dentro del mundo. Es entonces, y en virtud de que las almas presentan una tendencia natural a buscar estar en un cuerpo (al menos eso es lo que se cree en el marco teológico del dybbuk), cuando puede ocurrir uno de los siguientes casos:

El primer caso, y que corresponde a la segunda forma de transmigración, es el del dybbuk. En este caso y como ya se dijo, el alma corresponde a una persona mala o poco evolucionada. Ésta alma busca entonces poseer el cuerpo de otra persona: sea para evitar el castigo de los ángeles que ayudan a separar el alma del cuerpo, sea para superar (con acciones en el cuerpo a poseer) o evitar castigos relacionados a su vagabundeo por la Tierra, sea para buscar venganza o simplemente para huir de su situación de extravío. Así, bien puede ser que la persona viva no sienta que un dybbuk le ha poseído o por el contrario si el dybbuk se manifiesta puede atormentar a su portador.

El segundo caso, correspondiente a la tercera forma de transmigración, es el del ibbur (palabra hebrea para “impregnación”), un caso que se diferencia del dybbuk en el hecho de que siempre es temporal (solo dura un periodo de la vida del poseído) y siempre se trata de un alma altamente evolucionada en la que despuntan la bondad y la sabiduría, alma ésta que no necesariamente entra en el cuerpo del viviente porque ha estado vagando por la Tierra sino que bien puede darse el caso de que el ibbur haya estado junto a Dios y, por un puro impulso de bondad y amor, haya pedido descender a la Tierra para tomar el cuerpo de una persona y así ayudarle, con su naturaleza superior, a cumplir el plan que Dios le asignó. No obstante también puede ser que el ibbur busque poseer el cuerpo del viviente para cumplir un propósito propio, tal como cumplir una promesa, realizar un mitzvá (deber religioso) o efectuar cualquier otra tarea (siempre moral y espiritualmente buena) que precisa de un cuerpo físico para su cumplimiento; mas, aunque así fuere, la posesión del ibbur resultará igualmente muy positiva para la vida espiritual del viviente. Y es que tal es la luminosidad espiritual del ibbur que, según los cabalistas, puede explicar muchos casos en los que una persona común ha tenido estados místicos o en los que un místico ha sido arrebatado a estados en los que ha oído y/o visto cosas sorprendentes, cosas de una naturaleza tan lejana a las cosas usuales que, en virtud de aquello, no pueden ser explicadas por el discurso racional y precisan del lenguaje de la poesía, las paradojas y otros rodeos de la expresión figurativa e indirecta. Podemos sin embargo preguntarnos a quiénes tienden a ayudar más los ibbur que entran en un cuerpo para cumplir fines propios del plan divino asignado a la persona poseída. La respuesta es clara: a aquellos que están extraviados en el sendero de la vida, que no encuentran su propósito espiritual, a quienes están atravesando situaciones difíciles que el ibbur ha superado exitosamente cuando estaba vivo; y claro, a quienes sin estar espiritualmente desorientados se hayan intentando superar algún defecto o problema interno (que el ibbur ya superó) o bien se hayan queriendo conseguir una meta (externa) elevada y difícil. Es debido a ese papel de guías e inspiradores espirituales que los ibbur, cuando han cumplido su tarea y se marchan, suelen dejar en quien fue poseído (la palabra técnica es “impregnado”) una sensación de vacío y muchas veces un estado de depresión ligado a la pérdida de un pálido reflejo (el ibbur) de la luz del Creador, estado éste que los rabinos aconsejan superar considerando todo lo bueno que el ibbur hizo por nosotros y teniendo en cuenta que, si se marchó, es que ya hizo lo que tenía que hacer el ibbur.

El dybbuk busca personas en las que se ha abierto cierta separación entre el cuerpo y el espíritu (y tiene una gran capacidad para detectar dichas personas), ya que es a través de esa separación que el dybbuk puede colarse y efectuar la posesión. Es por eso que el dybbuk generalmente prefiere tomar el cuerpo de una mujer, puesto que las mujeres son más propensas a sufrir problemas emocionales y enfermedades psicológicas en las cuales el cuerpo y el espíritu desarrollan una problemática que los desvincula en cierto grado. O al menos eso es lo que en general creen en el judaísmo, una cultura especialmente machista.

Pero las razones de elección del dybbuk van más allá de eso. SegúnGershon Winkler, estudioso con más de 25 años de experiencia[2] en el campo de la investigación sobre folklore judío, espiritualidad judía y raíces chamánicas del judaísmo, “el dybbuk elije a alguien que está en el estado donde su alma y su cuerpo no están totalmente conectados entre sí a causa de la melancolía severa, la psicosis y ese tipo de cosas. Entre los no que no están integrados, busca a alguien en particular cuya vida actual esté atravesada por situaciones que el espíritu poseedor tuvo que pasar, por lo cual éste espíritu percibe compatibilidad con alguien que está luchando con lo mismo que él luchó. Digamos que en mi corazón tengo un deseo de robar todas las tiendas que me convenga robar, pero no sigo este deseo porque no tengo agallas. Bien pues, el espíritu de alguien que haya hecho eso se sentirá atraído por mi deseo de hacerlo y me poseerá porque somos compatibles”. Pero las palabras de Winkler no deben dar lugar a la interpretación equívoca de que una persona que cede a sus peores deseos o inclinaciones está siendo víctima de un dybbuk pues, como de otras palabras suyas se desprende claramente, la posesión del dybbuk presenta signos específicos: “Se puede decir que es real si la persona es capaz de hablar las cosas que de otro modo no sería capaz de conocer. Debido a que el alma que hay en el poseído no se integra lo suficiente para ser sujeta al tiempo, espacio y materia, éste sería capaz de decirte cosas que no se conocen normalmente, cosas como lo que soñaste la noche anterior, lo que está pasando en la calle, tal vez incluso pueda hablar un idioma diferente que nunca ha conocido antes”.

La Cabalá dice que existe una forma específica para exorcizar al dybbuk. Dicha forma se basa en tocar música ceremonial con un cuerno de carnero (el shofar). Pero no cualquiera debe tocar el cuerno: debe ser un rabino experto en la Cábala. Además, el rabino deberá estar acompañado de 10 personas (reunidas preferentemente en una sinagoga) capaces de soportar la experiencia y de formar un círculo santo de protección en torno al poseído, todo esto mientras se repiten textos sagrados. Concretamente todos deben recitar el Salmo 91 mientras el rabino hace sonar el shofar para desorientar a la entidad. El proceso de recitación del Salmo 91 se repetirá tres veces, pues solo así será posible la comunicación con el dybbuk, dentro de la cual se le pedirá que abandone el cuerpo del poseído y se le indicará qué camino seguir para su propia salvación.

Muchas historias muestran que el rabino, que debe ser siempre un individuo piadoso, está asistido por un maguid (espíritu benéfico) o por un ángel. El rabino Gershon Winkler es alguien que ha llevado a cabo varios exorcismos. Él contó lo siguiente: “Nosotros soplamos el cuerno de carnero de cierta forma, con ciertas notas, en vistas a romper el cuerpo, por así decirlo. Así el alma que está poseyendo será soltada. Después de que se ha soltado nosotros podemos empezar a comunicarnos con ésta y preguntarle por qué está aquí. Podemos orar por dicha alma y hacer una ceremonia para permitir que se sienta segura y así terminar para que pueda dejar el cuerpo de la persona”

No obstante en ciertos casos el primer paso del proceso es la entrevista con el dybbuk, cosa que se realiza para determinar por qué el espíritu no ha cambiado, información ésta que será clave para que el rabino convenza al dybbuk de salir. Otra cosa importante es descubrir el nombre del dybbuk, ya que según el folklore judío, es preciso conocer el nombre de una entidad para poder darle órdenes. También, al menos según muchas historias, la entrevista es importante pues son muchos los dybbuk que encuentran gran complacencia en saber que alguien se interesa por ellos y por los problemas que les han llevado a hacer lo que han hecho.


Para el autor Howard Chajes existen diversas combinaciones de objetos y conjuros empleados para expulsar al dybbuk. Un gran ejemplo es el de la fórmula en la que el exorcista utiliza un frasco vacío y una vela blanca. En esa variante, el exorcista recita un conjuro para ordenar (si aún no se conoce el nombre) al dybbuk a decir su nombre, tras lo cual recita un segundo conjuro en el que se ordena al dybbuk que abandone el cuerpo de la persona y llene el frasco. Sorprendentemente y cual si de un videojuego o historia fantástica se tratase, el frasco se iluminará de rojo si el dybbuk cumple la orden.

lunes, 9 de enero de 2017

Leyenda De La Brujas Chupa Niños

Se cuenta que años atrás, en la creciente ciudad de Guadalajara, se respiraba un aire de vecindad envidiable, los ricos hacendados convivían en armonía con la gente de los alrededores, y se echaban la mano unos a otros sin miramientos.

No se presentaban problemas importantes, solo simples rencillas que se resolvían casi al instante y volvía la paz. Fue así por largo tiempo, hasta que un día, así nada más, algunos niños aparecieron muertos en sus lechos. 

Los cuerpos de los pequeños estaban totalmente secos, y la población entró en una histeria total. Se culpaban unos a otros, formaron grupos para montar guardias y cuidarse de los vecinos que identificaban como sospechosos.


Sin embargo estas medidas servían de poco, mientras ellos se sentaban en las puertas de las casas con un arma en mano esperando que algún cristiano apareciera, el mal llegaba volando hasta sus techos, disfrazado de lechuza, luego de localizar bien a la víctima, a la cual habían encerrado a piedra y lodo tratando de protegerla, hacían nuevamente uso de sus artes oscuras para convertirse en algún animal que pudiese sin problemas ingresar a la vivienda y una vez ahí, tomar su forma natural.

La Sombra del Diablo

Soy Ingeniero de profesión y hago mucho trabajo de campo en la Sierra Madre
Occidental en el Noroeste de México, en concreto en el Estado de Sonora, en esta ocasión a unos 70 kms. de la frontera con USA. Este estado tiene la mitad de superficie de España y solo 2 millones de pobladores, se encuentra geomorfológicamente cruzado por sierras y valles alternados y orientados N-S, los pequeños poblados que existen están sobre los valles y muy alejados uno de otro, de tal suerte que si alguien quiere llegar a un pueblo que esta en el siguiente valle puede hacer hasta 6 horas para rodear una Sierra.

Un día el Chofer y yo teníamos que recoger una muestra en un rancho, en las profundidades de la Sierra y encontramos a un grupo de vaqueros armados hasta los dientes, aún así pedimos permiso para pernoctar ahí ya que nuestro trabajo así lo requería; hacia un frío tan intenso que ni en Europa lo he sentido, por lo que los vaqueros hicieron una gran fogata, como a las 5 de la tarde, ya que comenzaba a oscurecer, cenamos y se pusieron a contar historias. En lo personal yo tomo con reservas dichos relatos pues como los vaqueros y mineros son personas muy solas, desarrollan una gran fantasía, un relato me llamo mucho la atención puesto que tenia mucho de realismo, y concluía que en el siguiente poblado que visitaríamos para recoger otra muestra (que de ese lugar estaba a 25 Kms de distancia a pie y en vehículo estaba como a 10horas), había gente que se convertía en animal y todos los
vaqueros lo confirmaban con mucho temor.

Toco despedirse e ir al siguiente poblado, ahí conseguí un guía para realizar más rápidamente el trabajo, durante el trayecto de vuelta al pueblo le comente al guía lo que había escuchado decir de los vaqueros y se enojo mucho, pero posteriormente se calmo y me comento que el había oído algo así, ya que los indígenas (era en su tiempo territorio apache) practicaban magia y que podían trasmutarse en animales como perros, guajolotes, mulas y toros, posteriormente me contó una historia que me dejo impresionado, sobre todo porque mucha gente lo observo y fue el siguiente:

Un tío del guía maltrataba mucho a su madre y hasta la golpeaba, un día esta lo mando a la leña junto con el padre del guía, este se enojo y le dijo que un día invocaría al diablo; el pueblo, cercano a un río estaba rodeado por una gran cantidad de árboles enormes, cuando se dirigían los dos muchachos a realizar sus quehaceres se empezó escuchar un fuerte viento y los árboles caían como si un gigante los estuviera pisando los dos muchachos corrieron hacia el pueblo y el tío del guía gritaba lleno de pánico que era el diablo que venia por el, al llegar al río casi seco, el papá del guía se cayo y sintió como si una bola de fuego pasara enseguida de el y se abalanzara sobre su hermano, este llego al pueblo en un estado parecido al epiléptico y la gente le prestaba ayuda, nadie lo podía mejorar, al paso de 5minutos, los perros empezaron a aullar y en la lejanía se escucho un escalofriante aullido que se fue acercando poco a poco al lugar de lo hechos, se trataba de un perrazo negro con lo ojos flameantes y empezó a lamer al tío del guía

el que se fue recuperando hasta la normalidad, después de esto el perro negro se marcho junto con el tío hacia la Sierra... para no volver jamás, a pesar de una intensa búsqueda nunca se le encontró...y los testigos aun viven.

112 Ocean Avenue

posiblemente la más famosa historia de casa encantada y cada vez que se ve empañado en el bombo como la especulación y es difícil encontrar algo de verdad discernible.
Se trata de una familia americana de compra todos los Lutz no sueño casa a un precio aparentemente baratos y conseguir mucho más de lo que esperaban.

Algún tiempo antes, un hombre llamado Ronald DeFeo mató a su familia dentro de la casa.Afirmó que las voces le dijo que hiciera eso y algunas personas creen que le han poseído.

Obviamente, nadie puede probar esto, pero se sabe lo que es que Ronald DeFeo estaba jugando en las drogas en el momento.Cosas interesantes que señalar, sin embargo, cuando la policía entró en la casa para encontrar los cuerpos que mintió en el que todos en la misma posición en todas las habitaciones y el tipo de arma utilizada fue una escopeta que para acuñar una frase es lo suficientemente fuerte para despertar a los muertos. Entonces, ¿cómo es que nadie se despertó al entrar en las habitaciones separadas para matar a su familia?.

¿Y por qué todos estan en la misma posición?

La autopsia reveló que no existen fármacos en los cadaveres de su familia por lo que lamentablemente el único hombre que podía darnos esas respuestas es Ronald DeFeo y también ser honesto con usted no parece el tipo de persona que quisiera sentarse usted a cenar.Ahora que mucha gente cree que él estaba bajo la influencia de una fuerza paranormal que quería que se fueran de la casa. La casa fue construida sobre un viejo cementerio indio, parece chicle pero el informe original dice la hisotia verdadera.

Así que George y Catherine Lutz y sus 3 niños pequeños ,se transladaron a su a esta casa y de inmediato, donde se reunió con los sucesos paranormales .Desde la primera noche de la familia dijo que se sentía muy extraño y personalidades cambiado, según el libro escribió sobre la obsesión de la Beat Lutz hay niños con un cinturón y también a los niños se convirtió en una mucho más agresiva y desobediente.

Kathy fue víctima de toque invisible, que a veces la obligaba a perder el conocimiento.Por otra parte, George se sentaba horas en la chimenea porque sufría de escalofríos constantes.Además, se despertaba todas las noches a las 3:15 am, el razonamiento de que había una conexión entre esa hora y la hora de la DeFeos fueron asesinados.In reality, the time of the deaths was never determined by the medical examiner. En realidad, el momento de la muerte nunca fue determinada por el médico forense.

Anson informó de que George se despertó una noche para presenciar su esposa se transforman una vieja de 90 años.The next night, she began levitating off the bed, forcing her husband to grab her before she floated away. La noche siguiente, ella comenzó a levitar de la cama, lo que obligó a su marido a agarrarla antes de que ella se alejó flotando.
Despues de no poder conseguir un sacerdote, la familia tomo el asunto por sus propias mano.Armado con un crucifijo, caminaron por toda la casa a recitar la Oración del Señor. Un coro de voces surgió en respuesta, les pregunte: "¿Puedes parar?".

La parte mas increible era que su pequeña hija se habia hecho amiga de un cerdo de ojos rojos invisible llamado jodie. "Jodie no podía ser visto por nadie a menos que así lo quisiera. A veces era un poco mayor que un oso de peluche y otras veces más grande que la casa", explicó George Lutz en octubre de 1979 en el programa de televisión "In Search Of", que se desempeñó como asesor y participante en el programa.

El libro informó de que las fuerzas malévolas causado daños a la propiedad en la casa, tales como la puerta de entrada al ser arrancada de sus goznes, las ventanas se rompieron, barandillas ser arrancados de sus accesorios, los daños a la puerta del garaje, y daños a las aguas de los vientos huracanados , que las estaciones meteorológicas locales no tenían registro alguno. Despues de 28 dias la familia dejo la casa y todas sus pertenencias adentro.


Un grupo estaba investigando la casa y dejó una cámara de tomar fotografías en una parte de la casa. una de esas fotos muestra lo que parece un niño pequeño mirando a la cámara cuando no habia ningun niño presente entre las personas.

sábado, 7 de enero de 2017

Moll Dyer

Moll Dyer es el nombre una residente "legendaria" en el Siglo 18 en Leonardtown, Maryland, quien fue acusada de brujeria y sacada de su casa por una turba de gente durante una fria noche de invierno.

No existen records historicos q prueben la existencia real de Moll Dyer y la mayoria de las historias no coinciden en su origen. La historia mas popular dice q ella era una noble que llego sola a la colonia en Maryland escapando de un misterioso pasado. Consiguio una cabaña en las afueras de lo que en ese entonces era Seymortown. Su forma de vida alejada de la gente, su pasado desconocido, al igual que su reputacion como curadora herbal levanto la sospecha de la gente del pueblo, quienes la catalogaron como bruja. En el pueblo empezaron a echarle la culpa de todos sus infortunios y problemas a la "bruja".

El invierno de 1697 fue bastante intenso. La comida escaseaba y muchas personas del pueblo murieron. La gente del pueblo sospecharon que Dyer maldijo al pueblo y luego de que una epidemia arrasara con el area, matando a muchos, una turba de gente iracunda decidieron deshacerse de ella. En el medio de la fria noche de invierno, cercaron la cabaña y le prendieron fuego. Moll Dyer huyo del fuego escapando a los bosques cercanos. Exhausta y congelandose, se arrodillo al lado de una enorme roca y colocando una mano encima de ella, levanto la otra mano y maldijo a esa tierra y a sus perseguidores.

Fue encontrada dias despues, congelada, por un niño que estaba buscando ganado que se habia escapado. Cuando su cuerpo fue removido, la marca de su mano y rodillas quedaron marcadas en la piedra como un recordatorio del destino final y maldicion de la mujer.

En las noches mas frias del año, casi siempre en febrero, la gente cuenta de avistamientos de una mujer de largos cabellos blancos, en un traje blanco, caminando por los campos y bosques cercanos, con un perro, al sur del pueblo. Automovilistas han reportado ver a una mujer corriendo atravesando el Moll Dyer Road.

En 1975, historiadores localizaron lo que ellos aseguraban, eran los restos de la cabaña de Moll Dyer. A corta distancia de ahi, encontraron un peñon de 875 libras en un area boscosa y en donde se decia se podia ver las marcas de las rodillas y la mano.


La roca fue transportada al patio del juzgado, en frente de la vieja carcel 1848, la cual ahora sirve como sede de la Sociedad Historiadora del condado de St. Mary. La roca sigue en pie en ese lugar hasta la fecha. Aunque no hay huellas visiblesen la enorme roca, si existen reportes de gente sintiendose mal al estar alrededor de ella. Se habla de camaras funcionando mal al tratar de tomarle fotosa la roca y otros han reportado sentir terribles doloresal pararse al lado de la roca.